¿Cómo perder el miedo al amor?


Miedo al amor

¿Miedo al amor? ¿Es posible?


¿Cómo se le puede temer al sentimiento que se supone que puede transformar el mundo de manera positiva? Lo cierto es que reaccionar con miedo ante la idea de enamorarse es más común de lo que parece.


Hay que tener en cuenta que cuando hablamos sobre el miedo al amor no hacemos referencia al sentimiento en sí, sino a los miedos que se esconden detrás de las relaciones cotidianas:

  • Miedo a que tengas que cambiar para complacer a tu pareja.

  • Miedo a tener que limitar tu libertad.

  • Miedo a que te rompan el corazón.

  • Miedo a dejar tu zona de confort.

  • Miedo a no poder ser tú misma.

Y cualquier otro miedo que se cruce por tu cabecita ansiosa.


Miedo al amor

Siempre debe haber algo más importante que el miedo


Ya lo dijo el padre de Mia Thermopolis en El diario de la Princesa, parafraseando una frase de Mandela para su hija: «Hija mía, el valor no es la ausencia del miedo, sino el conocimiento de que hay algo más importante que el miedo».


Es normal no querer abandonar tu zona de confort o no querer bajar las defensas, bien sea por experiencias amargas del pasado o por miedo a que esas malas situaciones te sucedan por primera vez, pero restringirte el derecho innegable de amar y de ser amada no es sano.

Miedo al amor


Las decepciones: crueles pero necesarias


Esto es algo que hay que dejar en claro: más de una vez te romperán el corazón. Aquella chica que veías incapaz de decepcionarte puede hacerlo, la mujer que amas podría herirte y esta es una realidad que siempre está a la vuelta de la esquina.


Pero estas experiencias tan negativas suelen ser necesarias, para ganar madurez emocional y mental, para mejorar como persona e incluso para ayudarte a ser mejor pareja.


Y por si te preguntas de qué forma exactamente pueden ayudarte estas situaciones desagradables, pues bien:


Ten en cuenta que las rupturas amorosas y las decepciones son útiles para no repetir patrones y no volver a enamorarte de mujeres con conductas y comportamientos dañinos. Igualmente te enseñan a evadir las red flags o señales de alerta en cualquier ámbito de tu vida, no solo en el romántico.


Los rompimientos, sin importar que acaben en buenos o en malos términos, nos ayudan a comprender que el amor suele ser injusto y cruel, pero que también es hermoso y reconfortante, tal como la vida misma.


Miedo al amor


Lánzate al agua aunque sientas miedo


Toma estás palabras como una amorosa invitación para ser feliz y para no cohibirte más.

Estás invitada a aventurarte a estar en una relación, siempre llevando la responsabilidad y compromiso que esta requiere. Solo recuerda que no todas las relaciones amorosas son cuentos de hadas, pero tampoco tienen que ser historias de terror con un final fatídico.


Ten presente que prohibirte a ti misma un sentimiento tan fuerte como el amor puede ser algo que incluso llegue a afectarte a niveles físicos, tu cuerpo se resentirá y podrás ver de qué manera lo hará. La conexión entre nuestros sentimientos y nuestro cuerpo puede sorprenderte, tanto de manera positiva como negativa.


En lugar de dejarte vencer por el miedo, asúmelo como una experiencia vital y una fase necesaria en tu vida. Este sentimiento te enseñará a que ninguna experiencia vivida es casualidad.


Y nunca olvides hacer que el amor propio sea tu salvavidas, par así no caer en conductas nocivas.


¿Y tú? ¿Has sentido temor a enamorarte? ¿Cómo lo enfrentaste? ¡Cuéntanos en los comentarios! Si crees que este texto puede ser útil para alguna de tus amigas, compártelo con ella y dale un poco de ánimo... ¡Quizás solo necesita que la alienten para atreverse a amar!


52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo